Relateína. Relatos para cafeinómanos

Esto va de escribir fotografías.
Es un reto.
El comienzo siempre es una primera taza de café y el límite es una hora elástica para imaginar la foto y escribirla.
El punto y final es el click de la cámara. Foto guardada.
Sin revisar. Sin editar. En RAW.
La vida es en RAW.

A %d blogueros les gusta esto: